Votar o Botar, e aquí el dilema.





Con candidatos cada vez más populistas ¿Piensas que estas botando tu voto?

Inscribirse en los registros electorales es un deber cívico, sin embargo toda acción humana debe ser coherente con los sentimientos del individuo que los ejecuta. Y hoy la gente, sobre todo los llamados Millenials , no se sienten totalmente representados. Algunos políticos se aprovechan de esta oportunidad y les hacen guiños con ademanes infantiles, con capas y plumas intentando conquistar un "mercado fácil" con tendencia al socialismo. Pero ese hambre de poder pronto se verá castigado porque sus seguidores sufrirán las consecuencias de comprar soluciones populistas que facturarán caro.

Hoy férreos seguidores se retiran de los partidos políticos porque hay un inconformismo político generalizado y la respuesta reside en que las sociedades se han interconectado y en un análisis histórico de las políticas del mundo ven pocas mejoras, llegando a concluir que el actuar político nunca fue en beneficio de todos, sino de una cúpula de privilegiados. Observación que se ha generalizado en todo el mundo independiente del sistema de gobierno.

En las sociedades siempre habrá un porcentaje que no estará de acuerdo y por eso existe la democracia, sistema en el cual se debe respetar a la mayoría por un bien común.

¿Pero somos respetuosos y solidarios? 
Ya hemos visto que no. Si hay una enseñanza que nos ha dejado la pandemia 2020 es que el mito de la solidaridad humana,  al menos en Chile, sólo era eso. Un mito creado por acciones colectivas impulsadas por los gobiernos en catástrofes, pero cuando la responsabilidad de ser solidario depende de cada uno descubrimos que la población actual, altanera y egoísta, sólo buscará siempre su propio beneficio.
 
Así actúan también los políticos que creen estar por sobre la ley. Así mismo los empresarios no respetan las condiciones del libre mercado para poder aumentar sus ganancias y el otro poder, La iglesia, no respeta los valores que dice defender.
¿Entonces qué más puede pasar en una sociedad sin respeto que cultiva el egoísmo?

Nos enfrentaremos a las más peligrosas consecuencias. 
Pues comenzarán a actuar fuerzas que intentarán imponer a la fuerza sus intereses utilizando todos los medios posibles. Y ante esta forma de actuar se pone en peligro la democracia. 

En macro el caso político reside en la mala utilización de los poderes de parte de los partidos y sistemas que han gobernado en el mundo, desde Roma a nuestros días, y así es como la insurrección se repite tal una y otra vez, como pasa al caer los imperios. Los insurrectos lo destruyen todo para dar paso a un sistema que posiblemente los favorezca, y aunque esto no se cumpla no cesarán su actuar ya que finalmente no saben lo que persiguen. Finalmente por eso es que como dicen... "La Historia no se repite pero rima".

En la dictadura de Stalin murieron millones de personas, mientras que el capitalismo bota, literalmente, toneladas de alimentos por el exceso de producción. Entretanto, como todos sabemos niños mueren de hambre en Etiopía y muchos otros lugares. Sin ir más lejos, se botan alimentos periódicamente, como por ejemplo el sandwich que no compraste en el supermercado. Claro, todos prefieren pasarlo por un tupido de velo. Esto me consta, porque mi padre, debido a su cargo público, fue testigo varias veces de la eliminación de alimentos por exceso de producción.

Un tercio de la comida producida en el mundo hoy será desechada mañana, literalmente. Esto sucede en un mundo donde miles de niños sufren crisis de desnutrición, y para enfatizar mi punto del egoísmo y lo poco solidario que somos como especie no se puede dejar de mencionar que mientras esto sucede en algunos países en otros se hacen campañas para disminuir la obesidad infantil. 
 Si el planeta fuese la mente de una persona le habrían diagnosticado un grave trastorno psiquiátrico. 

En Estados Unidos el republicanismo intentó mejorar el capitalismo, fundamentándose en la fraternidad, pero un ideal interclasista nunca podrá existir en una sociedad que mide la eminencia y la calidad en valores de riquezas y posesiones. Menos hoy cuando las redes sociales no parecen hacer algo distinto a marcar diferencias.

Los conflictos mundiales a causa de la busca del poder se siguen sucediendo como en la edad media. Las motivaciones sociales, políticas o religiosas, solo buscan la justificación de la lucha por el poder económico, territorial o de la energía. 

El imperio romano desapareció, los reichs germanos fueron derrotados y el imperio británico tuvo que ceder. El imperio ruso dio paso a la dictadura comunista que se desmoronó, mientras el capitalismo tambalea críticamente debido a no respetar sus propias normas como por ejemplo los monopolios. En la guerra digital Facebook ha comenzado sufrir leves críticas cuando lleva construyendo monopolios hace años. 
Los llamados GAFA, (Google, Apple, Facebook y Amazon). Arrasan en el mercado sin ningún freno. 

De alguna forma los sistemas se mantienen. Hoy vemos volver una guerra fría en un clima distinto pero igualmente perturbador. Facebook se queja de Tik-Tok y el gobierno de USA amenaza a China de prohibir su aplicación. A ese nivel llega el poder de Zuckerberg.

Si bien los estados estén gobernados por sistemas militares, parlamentos electos o monarquías el resultado es el mismo; unos pocos controlan a la inmensa mayoría. Y resulta mucho más fácil para esos pocos ponerse de acuerdo y dotarse de privilegios que mantendrán a toda costa. Como el sueldo parlamentario que en Chile supera por mucho al de la mayoría de los países. Como controlan a la prensa anuncian que se bajarán el sueldo pero cuando lo vuelven a subir eso no se publica. La ignorancia de la población es la bendición de la clase política.

¿Cambiarán algún día los políticos su actuar? 
No mientras puedan controlar la información. Hoy las redes sociales pueden proveer de un sistema de comunicación e información que genera empoderamiento a la ciudadanía, pero al mismo tiempo generan noticias falsas y el sistema colapsa.

Sólo queda confiar en la evolución humana, aunque con tanto resentimiento, odio y destrucción esto parece estar lejos. Si la juventud que busca desestabilizar el sistema sin importar consecuencias pudiese tomar consciencia de que puede haber un bien mayor más allá de ellos mismos nos podríamos encaminar a algo mejor.

Esperemos que las sacudidas sociales en el mundo generen más participación de la gente que no vota ya que , hasta el momento, es la mejor forma que tenemos para expresarnos y validar la democracia tan dolorosamente conseguida.

La violencia y destrucción sólo demuestra un resentimiento que aprovechan las clases políticas para aumentar su poder, por lo cual gastan millones de dólares para mantener en alto el resentimiento de la población susceptible de ser manipulada,  sin importar los costos que esto genera a nivel democrático. Algunos políticos populistas han encaminado al País (Chile) a un futuro incierto que difícilmente traerá beneficios.







Comentarios

Entradas populares de este blog

Viajar a un Volcán en Erupción.

La influencia Budista sobre el Cine.